lunes, 30 de agosto de 2010

Fuí debil

Me doy asco. Mucho asco. Nunca creí que llegase el día. Pensaba "Bah, yo jamas lo haré", "Tengo dignidad", "Antes muerto que sencillo (perdón, eso es de otra anécdota)"...

Paparruchas.

Hoy ya no soy nadie, no puedo salir a la calle por miedo a que me señalen con el dedo y se rían. Y me siento sucio, muy sucio. Pero lo he hecho.

Espero que me podáis perdonar, pero he...
He....

¡He puesto la COPE! Bujújújú...

Sí, solo fue para oír al antiguo Carrusel Deportivo, pero no puedo quitarme de la cabeza la imagen de Losantos diciendo con voz predicadora:
- Hazlo, hazlo...

domingo, 15 de agosto de 2010

Los pagos al ogro cano

Hace muchos años, un abogado unicejuno dominaba un extenso territorio llamado "Pieldetorillo". Sus habitantes pasaban un muy mal momento, como casi todos las personas de las aldeas colindantes. Toda la gente intentaba trabajar, se había apretado al máximo el cinturón, pero seguían sin levantar cabeza.

Un día el abogado unicejuno tuvo una brillante idea: Subir los atributos que le tenían que pagar las gentes de su territorio, que para algo eran sus plebeyos y les podía exigir lo que quisiera. Los pobres aldeanos, al principio muy cabreados y luego impotentes al ver que se habían pasado sus quejas por el forro, no les quedó otro remedio que agachar la cabeza.

Todos creyeron que así la situación, mas temprano que tarde, se acabaría arreglando. Hasta el ser unicejuno que gobernaba lo creía.

Pero un día como otro cualquiera, cuando la calma surgía en los hogares al abandonarlos sus dueños para irse a trabajar, un malvado ogro de pelo cano, papada prominente y corbata aprieta gaznates colocada en su cuello que ayudaba a regir la aldea dejó caer la bomba: quería seguir aumentando los tributos que la gente debía pagarles a los jefes del lugar. Sus motivos eran que seguían necesitando dinero y que en los demás poblados pagaban aún más que ellos. Lo que se le olvidó mencionar es que los extranjeros también tenían más bienes para dar.

Y así estalló la revolución que llevó a la guerra civil, donde se dieron ostias como panes.
___________

En resumen, que no digáis que volveréis a subir los impuestos porque debemos pagar lo mismo que el resto de la Unión Europea, porque ellos también tienen un salario mínimo mucho mayor. Gustoso estaría de ponerme al nivel de toda la comunidad europea, pero si igualáis todo. No solo lo que tenemos que pagar nosotros, sino también lo que hemos de cobrar. Cabrones

viernes, 6 de agosto de 2010